LogoLaComodin


"Ten cuidado: Aquí hay Morlocks"  
   
   Portada
  Presentación

   Buscador
»
   
   Categorías
  Rock...
  ¡... & Roll!
 
   Anteriores
  Un Boston Tea Party en El Corte Inglés??
  Matisyahu: ¿Es el reggae Kosher?
  La ineptitud del antifascista español.
  La SGAE roba a los artistas.
  The Whole World in my Hands.
  Canciones de Redención.
  En tierra de faraones.
  Correcciones a Librepensadores (IV)
  ... con un zonriza.


Un Boston Tea Party en El Corte Inglés??
  Rock...  
Thu, 27 Dec 2007 13:41:57 +0100

Hoy, La Vanguardia. el periódico histórico del oásis catalán, acostumbrado a nadar siempre a favor de la corriente, y quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija, me ha sorprendido con un artículo de su vicedirector, Alfredo Abián, a propósito del canon de la Sgae:

San Mateo y el canon digital
Alfredo Abián - VICEDIRECTOR - 27/12/2007

LOS recaudadores de impuestos jamás han gozado de buena prensa, probablemente porque las contribuciones, diezmos, tasas o cánones no siempre son justos. Y si no que se lo pregunten a san Mateo, que antes de convertirse en uno de los doce apóstoles se ganaba la vida en Cafarnaúm cobrando tributos para las arcas imperiales romanas. Aquellos primigenios inspectores de la agencia tributaria de Judea eran comparados con las prostitutas. San Mateo, además de dar nombre a la fiesta mayor de Logroño, es el patrón de banqueros, recaudadores y, desde hace poco, debería serlo también de la Sociedad General de Autores de España (SGAE). Lástima que su presidente, Teddy Bautista, se considere un marxista anarcoide, Pues bien, el tal Bautista - qué lejos quedan los años 60 y su labor al frente de Los Canarios- ha conseguido que el Gobierno nos endilgue otro gravamen que atiende por canon digital. La creatividad artística se blinda así como una fortaleza de la propiedad privada. Y para ello nada más recurrente que cobrar un canon por la adquisición de cualquier soporte digital donde pueda grabarse una canción o una película que podamos obtener libre y gratuitamente a través de internet. Usted tendrá que pagar por adelantado aunque copie sus fotografías familiares o, como Pedro Solbes, sólo utilice el lápiz de memoria para almacenar los presupuestos generales del Estado. Muchos intentan ponerle puertas fiscales e ideológicas a la red. Y como saben que fracasarán, emulan a los talibanes, que mientras gobernaron Afganistán entre 1996 y 2001 prohibieron la tele, el cine, la fotografía, oír música en casa y hasta que los niños pudieran hacer volar cometas. Hoy hacen la vista gorda en la intimidad porque los afganos a los que aún subyugan pagan sus diezmos al mulá local, que ignoramos si es socio de la SGAE.


Estos se apuntan a un bombardeo... cuando ven que han ido todos los demás: Que La Vanguardia, medio timorato y seguidista donde los haya, se apunte contra el canon, debe querer decir que la partida ya está ganada. Es cuestión de tiempo que la SGAE pierda sus privilegios feudales.

Un caso parecido tuvo lugar hace más de 230 años. Hoy se le conoce como el Boston Tea Party.
En 1773, para protestar contra un nuevo impuesto contra el té que el parlamento británico impuso a las colonias americanas, unos revolucionarios de la colla de Samuel Adams, el primo punk de John Adams, se disfrazaron de indios y asaltaron los barcos del puerto de Bostón tirando al mar los sacos de té. A partir de entonces, los americanos se solidarizaron con la causa y empezaron a comprar el té a Holanda para no pagar el impuesto.
¿Os imagináis a una colla de indios en la FNAC o El Corte Inglés tirando por la ventana cargamentos de CDs o discos duros?
Pssshh! Sólo recordad: ¡no lo habéis leído aquí!
[Añadir comentario],  
Matisyahu: ¿Es el reggae Kosher?
  ¡... & Roll!  
Sun, 09 Dec 2007 20:01:50 +0100

Siempre he tenido debilidad por los personajes de identidad fluída y etnicidad inverosímil, como puede atestiguar mi amigo, el Profesor Kaoru Solomon.
Así que podéis imaginaros mi sorpresa al conocer la existencia de Matisyahu, un músico de reggae de Nueva York, de bastante talento, además, que resulta que es un judío hasídico. Sí, los de las trenzas y el sombrero negro.
Esa misma expresión puse yo.

El reggae siempre ha tenido una cierta conexión con Jerusalem y la historía sagrada a través de la adoración rastafariana por Haillie Selassie, Etiopía, el Kebra Negast y el rey Salomon. Pero hasta ahora, rastafaris y judíos habían vivido de espaldas los unos a los otros. Es cierto que en Israel hay grupos de reggae y comunidades rastafaris como en todas partes, pero son expresión de una sociedad secularizada. En cambio, los hasídicos son judíos observantes –extremádamente observantes– y se les asocia normalmente a un absoluto aislamiento cultural. Ver a uno de ellos cantar reggae –y muy bien, según muchos veteranos de este estilo– es una experiencia comparable a ver al Papa cantando Highway to Hell en la plaza San Pedro.(Jé)

Que lo disfrutéis.


[Añadir comentario],  
La ineptitud del antifascista español.
  Rock...  
Fri, 23 Nov 2007 02:18:35 +0100

¡Putos monos! ¡Siempre lanzándose mierda unos a otros!
Oigo las noticias sobre los disturbios en las manifestaciones por la muerte de Carlos Javier Palomino, asesinado por un neonazi en el metro de Madrid, y no puedo evitar una sensación de deja-vu.

Esta vez ha sido un grupo de radicales que protestaba por la utilización de la figura del occiso por parte del Sindicato de Estudiantes –Por cierto, alguien debería interrogar a su líder por el secreto de la eterna juventud. ¡Si con sus años ya debería ser catedrático!–, la peor ralea de revolucionarios apoltronados jamás vista. Y seguramente el muerto estaría de acuerdo. ¡A quien se le ocurre hacer un martir de un redskin!

Otra cosa que me subleva es ver como, aprovechando el morbo, televisiones y radios se lanzan a ofrecer un tribuna a toda esa caterva de inadaptados, "especímenes ejemplares", que constituyen la ultraderecha española. Si yo fuera su relaciones públicas, esperaría como agua de mayo el próximo asesinato para tener otra oportunidad de publicitarse como la que les ha brindado Jordi González ésta semana.

Verdaderamente, es un milagro que con tanta incompetencia no tengamos un Le Pen aquí. Pero, ¿qué se puede esperar de un país que ve multiplicarse las filas del antifranquismo treinta y dos años después de la muerte en la cama del dictador? Parecería como si quienes no se atrevieron a toserle en vida anden ahora rebuscando un abuelo republicano que hacer ondear como señuelo, para blasonar de víctima, que no sé por qué cojones tiene tanto prestigio, y no dar explicaciones sobre lo que de verdad hicieron ellos cuando debían haber hecho algo.

Ogual que ahora. Mientras se dan golpes en el pecho, cual gorila antifascista en época de celo, siguen sin hacer caso de las señales de alarma que, desde hace una década, nos previenen contra el surgimiento de un movimiento xenófobo que aproveche los problemas generados por la inmigración para su rápida expansión. Países más preparados y cultos que el nuestro han sucumbido a la tentación populista. ¿Por qué nos creemos a salvo?

Quizá sea porque de tanto usar la palabra fascista alegremente nos hemos olvidado de lo que de verdad significa.

Quienes no conocen su historia están condenados a repetirla.– George Santayana (1863, Madrid–1952, Roma).


[Añadir comentario],  
La SGAE roba a los artistas.
  Rock...  
Tue, 20 Nov 2007 15:03:16 +0100

Es el colmo. Siempre me ha parecido aberrante que una entidad privada recaude lo que es basicamente un impuesto. Y sin representación alguna que lo vote. Por mucho menos se inició la Revolución Americana.
Ahora se ha sabido que la Asociación de Internautas, junto a otras asociaciones de Todos contra el canon, ha denunciado a la SGAE por "enriquecimiento ilícito".
Todos juntos, cantemos la Canción del Pirata.

Fuente: Cinco Dias.



Los internautas denuncian que los directivos de la SGAE “vienen participando en la creación y gestión de empresas filiales de la entidad y, podrían estar envueltos en una trama societaria supuestamente utilizada para la gestión fraudulenta de sus fondos” y creen que, según las noticias publicadas, las cantidades recaudadas en concepto de gestión de derechos de autor se han estado invirtiendo en actividades de “lucro propio” para los directivos de la SGAE.

Asimismo, consideran que “del entramado societario de la SGAE parece dibujarse que estas actividades y servicios, se han estado contratando y remunerando de forma directa a sus propios directivos, a través de las empresas filiales que precisamente y al efecto, éstos han creado o dirigen”.

Supuesta mala práctica

En la denuncia los internautas pone como ejemplo un artículo de prensa en que se asegura que los resultados económicos de una filial de la SGAE, Iberautor, “debe su facturación (que ha rondado entre 2002 y 2005 los 10 millones de euros anuales) fundamentalmente a SGAE, que aportó el 93% del total en 2004 y el 84% en 2005. La factura de 2005 equivale al 3,4% de todo el dinero recaudado ese año por SGAE como derechos. No se especifican las actividades de Iberautor porque, aclaran, eso puede 'provocar perjuicios' a la sociedad. En el caso de SDAE, el 99% de su facturación la obtiene de SGAE”.

De ser ciertas estas cuentas, los internautas consideran que se podría justificar que la actividad de la entidad denunciada “no cumple el mandato legal que le exige que el reparto de los derechos recaudados se efectúe equitativamente entre los titulares de las obras o producciones utilizadas, pues supuestamente se estaría destinando dicha recaudación a mantener empresas privadas, empresas que además lo son de sus socios y, que además envuelven un ánimo de lucro prohibido expresamente por ley”.

Beneficios manipulados

Para el colectivo denunciante es aún “más injusto y grave, si tenemos en cuenta que la SGAE no deja de multiplicar los beneficios obtenidos del canon digital (dinero que obtienen directamente de los consumidores de tecnología digital)”.

Aseguran que en 1999 la entidad obtuvo 2,2 millones de euros con el sistema de remuneración compensatoria y, en 2005, obtuvo 23,6 millones de euros, según las últimas cifras publicadas por la propia SGAE. Dicen también que en el 2008, distintas fuentes han afirmado que la SGAE recaudará 100 millones de euros por este concepto, multiplicando por 50 la recaudación obtenida en 1999 y señalan, haciéndose eco de lo publicado, que “de la recaudación de SGAE no han escapado ni Inditex, ni TVE, ni las bodas, ni lo van a hacer los móviles”.

[Añadir comentario],  
The Whole World in my Hands.
  Rock...  
Sun, 18 Nov 2007 15:58:50 +0100

Ya dejé escrita mi opinión sobre Miguel Ángel Moratinos. Junto con Magdalena Álvarez y las dos ministras de Vivienda, lo más inoperante del gobierno.
Sin gustarme el gesto del Rey –se le paga para estar callado y estar a bien con todos– tengo que reconocer que comprendo su frustración ante la falta de reacción de quien tenía la obligación de haber trazado la raya. La diplomacia española es un chiste. Se ha visto en todas partes donde ha querido meter baza.
¿Se acuerdan de aquella conferencia de paz árabe-israelí, anunciada por Moratinos a los cuatro vientos sin preguntar primero a las partes?
¿Y de la bendición de los planes de Marruecos en el Sahara, sólo para que luego te monten la de Ceuta y Melilla? Por no mencionar que ahora te vendan como reconciliación el que Mohamed VI les invite a negociar el futuro de ambas ciudades.
¿La perdida del contrato del gas –supuestamente la piedra de toque de nuestra seguridad energética– con Argelia? ¿La caída en picado de la influencia en Europa? ¿Las apuestas fallidas por Kerry, Shroeder o Royal? ¿La posibilidad de que Zapatero sea el primer presidente español que no visite Estados Unidos ni se entreviste con su homólogo? ¿El levantamiento de las medidas contra Cuba sin que se haya liberado a los presos políticos? ¿La venta de armas a Venezuela y el apoyo de Raúl Morodo, el embajador en Caracas, al régimen bolivariano?

¿Hay alguna apuesta en política exterior de este ministerio que no haya salido por la culata?

¡Ah, sí! ¡La Alianza de Civilizaciones!
[Añadir comentario],  
Canciones de Redención.
  ¡... & Roll!  
Sat, 10 Nov 2007 21:58:14 +0100

Hoy se ha terminado Misión Imposible.
Otra vez.
Han sido diez años de programa en los que han sido decenas las personas que han pasado por sus micrófonos como colaboradores y un centenar largo los invitados. Fuímos en su momento pionero de una forma de hacer las cosas en una radio libre. Y la audiencia nos lo recompensó con creces.
Allí nació La Tripulación del Comodín, que hizo posible Porticoluna o estos mismos blogs. Allí nació el primer documental sobre las Radios Libres en España. O programas como El Mundo en Guerra, hoy considerado un clásico en este medio.

Ha sido bonito mientras duró. Llevo toda la semana con ese velo melancólico, con su propia banda sónora acompañando todo lo que haces. En mi caso es Joe Strummer cantando Redemption Song, de Bob Marley. Supongo que la culpa es de este vídeo, también, una despedida.



Old pirates, yes, they rob I;
Sold I to the merchant ships,
Minutes after they took I
From the bottomless pit.
But my hand was made strong
By the 'and of the Almighty.
We forward in this generation
Triumphantly.

Won't you help to sing
These songs of freedom? -
'Cause all I ever have:
Redemption songs;
Redemption songs.

Emancipate yourselves from mental slavery;
None but ourselves can free our minds.
Have no fear for atomic energy,
'Cause none of them can stop the time.
How long shall they kill our prophets,
While we stand aside and look? Ooh!
Some say it's just a part of it:
We've got to fulfil de book.

Won't you help to sing
These songs of freedom? -
'Cause all I ever have:
Redemption songs;
Redemption songs;
Redemption songs.

[Añadir comentario],  
En tierra de faraones.
  ¡... & Roll!  
Wed, 07 Nov 2007 22:00:51 +0100

Han pasado ya unas semanas desde que pude actualizar por última vez el blog, pero por fín os puedo dejar aquí unas fotos de mi pasada visita a Madrid. Esto que veis es el Templo de Debod, sito en el Parque de la Montaña, y que fue regalo del gobierno egipcio al estado español –y por una vez está bien usado el término, pues fue en época de Franco, inventor del sintagma en cuestión– por su participación en las obras de la presa de Assuán. Durante la construcción de la presa se tuvo que trasladar el famoso templo de Abú Simbel, que hubiera quedado anegado por las aguas, y otros templos menores fueron donados como propina. De ahí que hoy nos encontremos con un templo egipcio en pleno Madrid.


Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us
[Añadir comentario],  
Correcciones a Librepensadores (IV)
  Rock...  
Thu, 25 Oct 2007 21:30:35 +0200

He recibido notificación de un visitante y amigo sobre algunos errores en el artículo referidos a Spinoza. Y tiene toda la razón, como de costumbre. Así que, con su permiso, en vez de corregir los errores como si nunca hubieran existido, añadiré su carta a los comentarios, dejando constancia así de la verdadera fuente de la corrección.
[Añadir comentario],  
... con un zonriza.
  ¡... & Roll!  
Sun, 21 Oct 2007 00:30:44 +0200

El del presidente no es un caso único...


... en la historia hubo prezedentes.




"Zanzón, el azezino zaduzeo" – Pijus Magnificus, año 33 d.B.
[Añadir comentario],  
Iñaki y Network, de Sidney Lumet.
  Rock...  
Wed, 17 Oct 2007 22:59:30 +0200

En Network (1976), de Sidney Lumet, Peter Finch interpreta a Howard Beale, un anchorman, un presentador–director del noticiario de máxima audiencia de una cadena de televisión al que un día le comunican que va a ser despedido tras toda una vida en la emisora porque se ha quedado anticuado y ha caído la audiencia. La cadena, eso sí, le da la oportunidad de una salida airosa y de despedirse de su público. Así que a la noche siguiente, Howard sale al aire para comunicar que la dirección de la emisora le considera obsoleto y va a ser despedido, por lo que al final de la semana, en su última emisión, se suicidará en directo.
Sintiéndose liberado de obligaciones y condicionantes, Howard comienza a despotricar contra todo lo que cree está mal en el mundo, de una forma como nadie lo había hecho nunca en televisión –recordad: es 1976, antes de Howard Stern y la FOX, cuando el modelo del anchorman era todavía Walter Cronkite– y consigue que miles de personas se levanten de su sillón y se asomen a su ventana para gritar al mundo el que será su leit motiv : “¡Ya estoy harto y no voy a aguantarlo más!”

Por supuesto, la cadena descubre que la emisión ha sido un éxito y en vez de despedir a su nueva estrella le dan su propio programa para que despotrique a gusto, convirtiéndola en una especie de profeta airado de la televisión, hasta el punto que termina por convertirse en una parodia de sí mismo, la audiencia vuelve a bajar y deciden quitarselo de encima mediante el expeditivo y rentable procedimiento de hacerlo asesinar en público, delante de las cámaras.

¿Y por qué os explico esto?, preguntaréis.

Últimamente, Iñaki Gabilondo me recuerda a Howard Beale.

Ya comenté como me parecía un error el pase de la radio a la televisión, medio al que nunca se ha llegado a adaptar. Pero el mayor golpe se lo llevo su reputación como hombre moderado y ecuánime en el tratamiento de las noticias. Desde que presenta y dirige las noticias de Cuatro, Gabilondo se ha descubierto como un periodista sesgado, tramposo y rencoroso. Sus sermones tienen cada vez un aire más curíl, como si le traicionara la educación de sus años mozos. Y en sus momentos menos afortunados, alcanza ese mismo tono de profeta airado que Peter Finch daba a su personaje en la película de Lumet.

Un día es una visita en directo a la Franja de Gaza, esperando presenciar una nueva caída del muro de Berlín tras la retirada del ejercito israelí, sólo para descubrir a los palestinos seguir con sus vidas en la más absoluta indiferencia. Otro día es descubrir que uno de los participantes en una manifestación de la AVT no era víctima del terrorismo, sino sólo cojo, poliomelítico, como si el hombre hubiese dicho otra cosa a quien le quisiera escuchar, sólo para tener que disculparse al día siguiente, ante el bochorno. Por no hablar del desfile de ministros y altos cargos para ser masajeados / entrevistados, la transfiguración de los muertos de la T4 en “desaparecidos” o la diferencia de trato, fácilmente apreciable incluso para el ojo desentrenado, en las entrevistas a Zapatero y Rajoy.

Esta semana, sin embargo, ha excedido mi capacidad de tolerancia. Primero, el Lunes, ofrece una entrevista con un alto mando del partido Baas iraquí, presentándolo como legítimo resistente, para que no lo confundamos con un terrorista, y adelantando él todo el argumentario del entrevistado: “La culpa es de los americanos”, “Los atentados contra el gobierno son legítimos”, “Al Qaeda en Irak no existía antes de la invasión”, “No había asesinatos con Saddam”... “No pararemos hasta echar a los americanos y a quienes les apoyan”.

Para empezar: ¿Os imagináis una entrevista a un alto mando del Partido Nazi en 1945 para que diga que son resistencia legítima a la invasión y que no pararán hasta echar al último americano/francés/inglés/ruso?
Yo tampoco.

El partido Baas es ideológicamente idéntico al fascismo, siempre ha gobernado en dictaduras y siempre lo ha hecho en medio de baños de sangre. Esto es especialmente cierto en Irak. Así que, Iñaki, ¡cojones!, no me traigas al fulano ese a decirme que antes no había asesinatos cuando hasta el último mono sabe que Saddam gaseó a su propia población y el país está lleno de fosas comunes. No me digas que son resistentes legítimos, separándolos de Al Qaeda en Irak, cuando el mismo tío está reconociendo que no acepta el gobierno salido de las elecciones –las primeras elecciones libres en la historia del país y casi únicas en la región– y que hará todo lo posible por derribarlo. Y no me vendas toda esa propaganda derrotista –cosa que no entiendo en un país que ya no tiene presencia allí, a no ser que como recurso arrojadizo en las próximas elecciones– precisamente la misma semana que hasta la prensa anti-Bush en Yanquilandia está reconociendo que Al Qaeda en Irak está siendo derrotada y que el país está casi pacificado, a la espera de un acuerdo político sobre la constitución y el reparto del petróleo entre las provincias.

Segundo, el Martes, aún no repuesto de la entrevista del Lunes, se descuelga con el siguiente titular: “Golpe conservador en el Tribunal Constitucional”.
¡Dios Mío! ¡Han entrado los tanques en el Constitucional???

En realidad, se trataba simplemente de la resolución de aceptación a tramite del recurso presentado por el PP contra la Ley de reforma del TC aprobada por el Gobierno para alargar el mandato de la actual presidente del Constitucional y que retenga el voto de calidad en caso de empate en la discusión del Estatut de Catalunya.

¿Es eso un golpe? ¿Acaso no es legal? ¿O legítimo? ¿Sería también un golpe cuando el gobierno aprobó la ley, cambiando las reglas de juego en mitad del partido?

De verdad, de verdad, que detesto que me tomen por imbécil. Y este profeta airado lleva mucho tiempo tratándonos como si lo fuéramos. Al menos a Urdaci se le notaba ese recochineo caradura cuando te mentía a la cara en plan “No puedo creer la que estoy soltando ni yo”. Iñaki no. Él se lo cree de verdad. Por eso se enfada. Por eso nos amonesta y nos lanza sermones desde su púlpito hasta que asimilemos la verdad y creamos con él. No le basta con explicarnos la realidad. Quiere que la entendamos como debería entenderse. Es, cada día más, un Howard Beale camino de convertirse en una parodia de sí mismo.

Espero que el día que pierda audiencia –más– sólo lo despidan.


[Añadir comentario],  
Descarga Gratís.
  Rock...  
Sat, 29 Sep 2007 01:30:45 +0200

¡Panda cabrones! ¡Cómo os brillan los ojos en cuanto leéis estas palabras!
Lo siento, pero lo de "Descarga Gratís" no va por ningún politono ni película porno. En vez de eso, os invito a conocer un curioso experimento basado en las licencias Creative Commons: la revista Steampunk Magazine.

La revista busca promover la cultura Steampunk, que es una rama de la ciencia ficción que mezcla sin complejos tecnología anacrónica con comentario social en un contexto, digamos, "Victoriano". Entre los pioneros del género se cuentan Tim Powers, James Blaylock y K.W. Jeter, que acuñó el término.
Hay un cómic ilegible de Chris Bachalo llamado así, y una película, mucho más lograda, sobre el tema, llamada Steamboy y dirigida por Katsuhiro Otomo.

Lo interesante es que Steampunk Magazine está formada por un colectivo de zelotes que trabaja en una misión de dios: extender el Steampunk por la red. Para ello, la revista está al alcance de cualquiera, gratís, mediante descarga en PDF desde su página.

Que aproveche y ¡Dios salve a la Reina Victoria!
[Añadir comentario],  
The Kentucky Fried Movie, de John Landis.
  ¡... & Roll!  
Sat, 15 Sep 2007 20:50:11 +0200

Puestos a recordar películas de los setenta –y de una calidad más que dudosa– no puedo dejar de recordar una joya por aquí poco conocida como The Kentucky Fried Movie, de John Landis –estrenada en España como Made in USA, por aquello de que por entonces la cadena de los pollos no era muy conocida por estos lares– pocos años antes de Blues Brothers.
Es una película de gags, en la estela que los Zucker–Abrahms–Zucker marcarían despues con Aterriza como puedas, pero aún más caótico. The Kentucky Fried Movie no tien argumento. No tiene protagonistas. Se podría ver del revés y seguirías tronchándote.
Momentos memorables son la parodia de Operación Dragón o el anuncio del grupo de apoyo a familias afectadas por la muerte. Pero si he de escoger uno, me quedo con éste.

[Añadir comentario],  
Death Proof, de Quentin Tarantino
  ¡... & Roll!  
Thu, 13 Sep 2007 00:10:50 +0200


Pues bien. Fui a verla. ¿La recomendaría? Sólo si eres capaz de apreciar las bromas muy rebuscadas. O si te gustan las persecuciones de coches.

Veréis, parte de la culpa la tienen los distribuidores. "Death Proof" era parte del proyecto GrindHouse puesto en marcha por Tarantino y Robert Rodríguez. La idea era hacer un homenaje a las sesiones dobles de cine explotation de su infancia. Aquellas en las que te emparejaban una peli de horror de serie Z con una película S de mujeres en prisión. Para ello, decidieron que cada uno rodaría una película tan cutre como aquellas, las proyectarína juntas y en medio pondrían trailers falsos de películas que ni siquiera existían –homenajeando, aunque fuera sin saberlo, a Jorge Luís Borges, que prefería escribir reseñas sobre libros imaginarios a escribir el libro entero.

Así, Rodríguez rodaría Planet Terror, una de zombies más en la línea de Zombie 3 que de La noche de los muertos vivientes; mientras que Tarantino rodaría una historía de asesino psicópata pero cambiando el cuchillo de cocina por un coche de especialista "a prueba de muerte". Los trailers correrían a cargo de amigos de ambos como Rob Zombie o Eli Roth, y serían tambien homenajes a aquel cine de palomitas y butacas pegajosas. Como parte de la broma, las películas son intencionadamente risibles, tienen fallos de racord a mogollón, faltan rushes y escenas enteras, la copia esta deliberadamente envejecida y dañada, y los créditos... ¡oh, los créditos!

Pero claro, los distribuidores europeos tenían que meter baza y proyectar por separado las dos películas –¿por qué pagar una vez si puedes pagar dos?– eliminando además los trailers. La mitad de la gracia a tomar por culo.

Puesto que ya no había problema de duración, Tarantino se pudo permitir un nuevo montaje más largo para su pase en cines del Viejo Mundo.
Se nota.

La primera parte de hace tediosa, mientras esperamos que pase algo o los diálogos tomen ese giro tarantiniano que le hizo famoso. No ocurre. Los diálogos, coherentes con el espíritú cutre que informa el proyecto, podrían pasar de verdad por los de una película de American International Pictures. No es hasta que el asesino –interpretado por un Kurt Russell chungo en más de un sentido– se desata y se cobra su primera victima, que el interés de la película despega. ¡Vamos Quentin! ¿De verdad no sabías que el interés de una slasher movie reside en ver como caen los adolescentes incautos?

Es a partir de entonces cuando la película empieza a parecer de Tarantino. Diríase que se olvida del propósito inicial y se dedica a hacer los que de verdad quería, ya libre de las convenciones del género. Y lo que Quentin quiere hacer de verdad es un homenaje al cine de especialistas, hombres y mujeres que se juegan la vida para plasmar en celuloide las fantasias juveniles del públiuco que llena las salas. Hombres como el Especialista Mike que mata a jovencitas con su coche trucado "a prueba de muerte". Mujeres como la protagonista central –o por lo menos la que se lleva el gato al agua, por carisma y por los cojones que demuestra en sus escenas– de la segunda parte, Zoe Bell, neozelandesa habitual de los ultimos rodajes de Tarantino y que fue durante años la doble de accion de Lucy Lawless en Xena.

Y es esta parte la mejor de la película porque en ella puede volcar Tarantino sus obsesiones particulares. En especial, un homenaje en toda regla a Vanishing Point, aquí llamada Punto Límite Cero, que goza de estatus de película de culto en buena parte del mundo gracias a sus increíbles persecuciones y al máximo rendimiento que su direstor supo sacar de unos muy escasos recursos.

Y cabe decir que aquí Quentin lo logra. La escena de la persecución con Zoe haciendo de mastil de barco consigue atornillarte a la butaca. Llegado este punto, mejor será que hayas ido antes al lavabo.
Hacía años... ¡qué años! ¡Décadas!... que no veía una persecución que no me hiciera bostezar. Aquí Tarantino demuestra que no importa cuantos choques muestres en pantalla, cuantos objetos lances sobre el capó, cuantas cámaras tengas rodadando desde distintos ángulos o cuantos coches pongas circulando en sentido contrario.
No señor. Dos coches y una carreterta despejada es todo cuanto necesita para recordarnos porque es un genio.
Dicho lo cual, una vez terminada esa escena de la persecución, es cuando vuelve a acordarse que esto era una broma y te deja con un palmo de narices con un final anticlimático como no veía en muchos años. ¡Y fue en Betamax!

Mi consejo es que haríais mejor es esperar a que GrindHouse salga en DVD, completa y con todos los extras, para poder disfrutar en todo su esplendor de una sesión doble de cine casposo.
[Añadir comentario],  
Unfinished Business.
  ¡... & Roll!  
Fri, 07 Sep 2007 22:17:29 +0200

Después de un laaargo tiempo lejos de aquí, he vuelto para traeros una nueva entrega de la serie Librepensadores, que tenía escrita hace algún tiempo pero no me decidía a publicar por aquello de que una obra no se acaba, sino que se abandona. Así que me he dejado de retoques y aquí la tenéis.

Aprovecho también para volver a presentaros a uno de los grupos más extraños y brillantes de la música pop contemporánea, los Seatbelts. ¿Recordáis? Yoko Kanno, su marido y una docena de músicos en todo el mundo forman esta banda amorfa y cambiante imposible de clasificar. Son realmente raras sus apariciones en público (suelen trabajar en estudio) y aún más raras las grabaciones como esta que os dejo aquí.

(Por aclarar, Yoko es la chica del piano y la japonesa con voz negra es Mai Yamame.)

Want It All Back


[Añadir comentario], [Ver comentarios] (2)  
Librepensadores (IV): Fariseos, Maimonides y Spinoza.
  Rock...  
Thu, 25 Oct 2007 21:27:20 +0200

Actualizado el 25 de Octubre de 2007: He recibido notificación de un visitante y amigo sobre algunos errores en el artículo referidos a Spinoza. Y tiene toda la razón, como de costumbre. Así que, con su permiso, en vez de corregir los errores como si nunca hubieran existido, añadiré su carta a los comentarios, dejando constancia así de la verdadera fuente de la corrección.

Una de las paradojas más sorprendentes del cristianismo es la categoría de insulto que ha adquirido el termino fariseo para sus seguidores. Y digo paradoja porque, por todo lo que sabemos, Jesús de Nazareth era, muy probablemente, –¿lo adivinan?– fariseo.
Los fariseos eran uno de los cuatro grandes grupos, escuelas de pensamiento, sectas o partidos, en los que Flavio Josefo dividió a los judíos de su época en su “De la Antigedad Judaica”. Se caracterizaron por su oposición a la casta de los sacerdotes del Templo, constituida por los descendientes directos de Aaron –esta norma es tan estricta que hoy, los modernos investigadores genográficos han podido identificar una mutación concreta del cromosoma Y, el llamado cromosoma Cohen, privativa de los sacerdotes de poblaciones judías en todo el mundo– cuya autoridad desafiaban basándose en la preeminencia de la ley, que cualquiera podía estudiar e interpretar. Ello conllevaba la extensión de la ley a todos los judíos –no sólo a los sacerdotes del templo–, idea que bebía de la isonomía griega y prefiguraba la moderna igualdad de todos bajo la ley. En segundo lugar, la idea de compilar la ley para su estudio dio origen a la figura del rabino –que significa “maestro” en hebreo–, que venía a romper el monopolio del Templo en la interpretación de la ley. Cualquiera podía estudiar los textos y la tradición oral –la Torá y la Mishná– y convertirse en un maestro, capaz de enseñar a otros e impartir sus ideas.

Por supuesto, al romper el monopolio de los sacerdotes, los fariseos propiciaron el surgimiento de nuevas interpretaciones e ideas que discutían abiertamente en el mercado o el Gimnasium, dando lugar a acalorados debates. Precisamente esas discusiones de Jesús con los fariseos que recoge el Nuevo Testamento son la prueba de que era un fariseo. Únicamente, que no se ponía de acuerdo en casi nada con nadie. Como los otros fariseos.

Tras la destrucción del Segundo Templo por Tito Flavio, en el 70 d.C. , la que había sido la institución central del judaísmo desapareció para siempre. Sin monarquía, y ahora sin Templo, sólo la doctrina farisea, con su empeño en que todo judío debía ser un estudioso de la ley, permitió mantener la cohesión durante casi 1900 años de Diáspora. El fariseísmo se convirtió en la forma dominante del judaísmo y pasó a denominarse judaísmo rabínico. Sólo alguna secta menor, como los karaites, se mantuvieron en la antigua doctrina.

Pero a lo que nos interesa. La destrucción del Templo, y la perdida de poder de la casta de los sacerdotes a manos de los rabinos, supuso la semilla de lo que sería una larga tradición de librepensadores judíos que aportarían enormes contribuciones a la historia de la filosofía universal.
El hecho de que cualquiera, mediante el estudio, pudiera convertirse en un rabino, supuso una enorme diferencia con otras culturas donde el conocimiento estaba centralizado y monopolizado por una autoridad suprema. Frente al “Roma Locuta Causa Finita”, el judaísmo ofrecía una imagen de perpetua discusión y multiplicidad de opiniones. Es más, la insistencia en que todo judío estaba sometido a la ley impulsaba a su estudio. En contraste, la Iglesia Católica prohibió durante siglos la mera traducción de la Biblia a las lenguas vulgares para evitar su discusión.
En cualquier hogar judío se estimulaba a los niños a hacer preguntas, que los mayores y más sabios debían intentar contestar. Y en las sinagogas se podía asistir a interminables debates entre rabinos y estudiosos que solían terminar sin un vencedor claro.
Como consecuencia de todo ello, la practica de la religión era para los judíos una fuente de incertidumbre y duda, sobretodo comparada con el monolitismo dogmático del cristianismo y el islam; pero también un extenuante ejercicio intelectual, que apremiaba el estudio y el cuestionamiento de toda afirmación, incluidos los propios dogmas de la fe judía. Con el tiempo, ello permitiría que desde sus comunidades, siempre minoritarias y marginadas, surgieran algunos de los mayores pensadores de a humanidad.

Y todo empezó con los fariseos.

Varios siglos después, en el Al–Andalus del siglo XII, el médico judío y filósofo Moshe Ben Maimon (30 de Marzo de 1135 o 38–13 de Diciembre de 1204), recordado por la posteridad como Maimonides, dio con su obra los primeros pasos de una empresa que muchos continuarían después de él y que se ha descrito como “la ardua tarea de desencantar el mundo”.
Maimonides fue el primero en proponer una explicación médica para el origen de los tabúes alimentarios judíos. La idea de que la prohibición de comer cerdo o marisco pudiera tener su origen en algo tan prosaico como una intoxicación alimentaria, en vez de en el caprichoso deseo de un dios absurdamente quisquilloso con el menú, era mucho más peligrosa de lo que a simple vista pueda parecer.
Para empezar, ponía en cuestión el origen divino de la Ley sagrada. Una ordenanza sanitaria no tiene el mismo peso que una ley dictada por Dios. Y sin templo ni reyes, la Ley era la único que cohesionaba e identificaba a los judíos dispersos por el mundo. De hecho, aunque no creyese en el origen divino del tabú, el propio Maimonides fue un judío observante toda su vida, consciente de la centralidad de la Ley para su pueblo. Bien es cierto que no sabemos cuanto de su actitud era sincera y cuanto era por guardar las apariencias ante su comunidad, que tenía tendencia a considerarlo algo hereje.
De hecho, en la introducción a su obra más famosa entre los gentiles, la Guía de los Perplejos, advierte que no puede ser tan claro como quisiera, pues hay cosas que no se puede explicar a las masas ineducadas: “Mi propósito al adoptar esta posición es que las verdades deberían ser a un tiempo aparentes y a la vez ocultas. Así, no nos opondremos a la Voluntad Divina (de la que es un error apartarse) que ha escondido de la multitud las verdades requeridas para el conocimiento de Dios, de acuerdo con las palabras ‘El secreto del Señor está con aquellos que le temen’ (Salmo 25:14)”.

Esta idea, principio de precaución filosófica, cabría llamarlo, reposaba sobre las enseñanzas de su padre, rabino de la comunidad cordobesa, que recomendó a sus seguidores aparentar la conversión al Islam para escapar a la muerte segura a manos de los integristas Almohades y que perpetuarían los conversos judaizantes o marranos tras el decreto de conversión forzosa de los Reyes Católicos. Siglos después, otro filósofo judío, Leo Strauss, retomó de Maimonides la idea de que la doctrina filosófica tiene dos lecturas; una aparente, para el gran público, y otra, la real, codificada y oculta, sólo al alcance de los iniciados.
Esta concepción, que permite la relectura permanente de los textos, extrayendo diferentes interpretaciones a conveniencia del lector, entroncaba con la tradición iniciada por los fariseos, que permitía y alentaba la discusión sobre los textos sagrados, pero Maimonides la llevaba más allá al sugerir que los hechos narrados no deben ser interpretados en su literalidad, sino metafóricamente, aumentando el radio de acción para la especulación filosófica y la argumentación racional. En su propósito declarado al escribir la Guía de los Perplejos, Maimonides afirma que busca reconciliar al hombre de razón con la fe debilitada por sus hallazgos, pero, a la luz de su doctrina sobre la deliberada ocultación de las enseñanzas a los no iniciados, cabe preguntarse si en realidad no estaba minando el edificio del oscurantismo a la espera de un tiempo en que finalmente se pudiera revelar la verdad sin tapujos.

En su tiempo, Maimonides fue declarado hereje por las autoridades religiosas judías. En alguna localidad se llegó a quemar sus obras, solicitando incluso la intervención de la Inquisición católica –que no tenía autoridad sobre otras religiones y que sin duda consideraba tan hereje a Maimonides como al rabino que le condenaba– en un intento de evitar la penetración de sus ideas racionalistas y universalistas entre las comunidades más aperturistas. Intento vano, pues sus ideas no tardarían en ser incorporadas a la corriente principal del judaísmo, gracias entre otras cosas, a la ausencia de una autoridad central hecha posible por el fariseísmo y el rabinato. Hoy, Maimonides es venerado entre los grandes sabios del judaísmo, no como profeta, sino como sabio. Su obra influyó en filósofos como Alberto Magno y Tomás de Aquino, además de contribuir al rescate de Aristóteles en Occidente. Es el autor del aforismo legal más citada de la historia: “Es preferible la absolución de mil culpables que sentenciar a muerte a un solo inocente”. Según una antigua tradición hebrea por la que en esta lengua, los acrónimos se sustantivizan, uniendo vocales a las consonantes, el nombre de Rabbi Moshe Ben Maimon –RMBM– se convirtió en el honorífico RAMBAM, por el que es conocido hoy en todo el mundo judío.

Dos conexiones unen a Maimonides con nuestro segundo filósofo de hoy: la pertenencia a una familia de marranos sefardíes, es decir, de judíos que seguían la doctrina del padre de Maimonides de conversión aparente para eludir la persecución pero conservando en la intimidad la fe judía; y la tendencia irrefrenable a arrojar la luz de la razón sobre materias que hasta entonces habían permanecido ajenas a ella, como la religión, la moral, la sociedad y la política.

Baruch Spinoza (24 de Noviembre de 1632-21 de Febrero de 1677) nació en Amsterdam en una familia de conversos portugueses que se instalaron en los Países Bajos para vivir libremente en la fe de sus antepasados, huyendo de la Inquisición. A pesar del poder de los calvinistas, la ciudad holandesa respiraba un aire de libertad que no ha perdido desde entonces. Abierta al mar, a la innovación y en los albores del primer capitalismo, Amsterdam dio acogida a miles de refugiados sefardíes bien educados y versados en la lengua de la potencia dominante, lo que sería muy útil para la forja del emporio comercial holandés.
Allí, el joven Spinoza, aunque educado en el judaísmo ortodoxo, tuvo acceso a las ideas más modernas de la época, como las de Hobbes y Descartes, además de a los clásicos que le aportaba su herencia familiar y que constituían el patrimonio común de la tradición cultural sefardí: Aristóteles, Platón, Avicena, Maimonides...
Pronto desarrolló un interés particular en la óptica, que sería la profesión que le aportaría su sustento la mayor parte de su vida; mientras se dedicaba al pulido de lentes, no obstante, tuvo tiempo aún de convertirse en uno de los mayores filósofos de todos los tiempos. Su agudo sentido crítico, espoleado por su racionalismo, le enfrentaría pronto con los líderes de la comunidad judía. Defendió posiciones contrarias a la creencia común judía, como la imposibilidad de que Moisés fuera el autor de la Torah o Pentateuco, o la formulación de su particular panteísmo, que proponía una visión de dios como parte de la misma naturaleza y gobernado por las mismas leyes, negando la dualidad cuerpo-mente(espíritu) y afirmando que todo sucede, no por la voluntad transcendental de un ser superior, sino por necesidad, al estar todo determinado por leyes universales que podemos y debemos desvelar y comprender mediante la razón para poder alcanzar la felicidad.

Estas y otras ideas le valieron en 1656 un cherem de parte de su comunidad, redactado en términos muy duros, y que nunca sería levantado. A partir de entonces, Spinoza se ve apartado de la vida de la comunidad sefardí de Amsterdam y adopta el nombre latino de Benedictus, junto al más familiar Bento, por el que era conocido por amigos y vecinos.
Tras su expulsión de la sinagoga, Spinoza vivió y trabajó con su antiguo profesor de latín, Franciscus van den Enden, un tipo de lo más peculiar para la época, ya que se trataba de un cartesiano y ateo convencido que tenía prohibida la enseñanza en público por las autoridades municipales de Amsterdam. Es en esta época, me imagino que por la influencia mutua que dos mentes como las de Van den Enden y Spinoza debieron tener la una sobre la otra, que este último desarrolla sus planes para cambiar el mundo mediante la creación de una secta filosófica clandestina, adoptando un papel de “Filósofo de acción” que mucho le envidiarían y tratarían de emular años y siglos después.

A partir de entonces, Spinoza emprende una frenética actividad que le convierte en el centro de la filosofía de su época, tratando con los Colegiantes, secta interconfesional y antidogmática influída por el racionalismo; el protestante radical Peter Serrarius, con quien se cartearía frecuentemente y para quien trabajaría en alguna ocasión; recibiendo las visitas de Gottfried Leibniz y Henry Oldenburg; o trabajando junto a su amigo Christiaan Huygens, inventor de un nuevo tipo de microscopio.
La controversia en torno a sus ideas llevó a que sólo publicara dos obras con su verdadero nombre, la Principia philosophiae carthesianae y la Cognita metaphysica. En un intervalo de cinco años, entre 1665 y 1670, publicaría sus obras más influyentes: la Ethica y el Tractatus theologico–politicus. Las protestas levantadas por esta última le convencerían de no volver a publicar más en vida, restringiendo la circulación de sus obras a sus circulos más íntimos. Cuando murió, en 1677, afectado de tuberculosis, sus amigos publicaron ese mismo años todas sus obras con el nombre de Opera postuma.

Pese a ser partidario del determinismo –una extensión de su monismo neutral: la consideración de que Dios y el Universo son el mismo, hechos de la misma sustancia y regidos por las mismas leyes mecanicistas– propone una concepción peculiar de la libertad humana pero destinada a inspirar a generaciones futuras. Según Spinoza, la verdadera libertad humana consistiría en la comprensión de las reglas del universo, es aprender a aceptar que todo está determinado y liberarse de la superstición y la religión para abrazar la razón y el destino que nos aguarda.
Y sin embargo, su apuesta inequívoca por la democracia como sistema de gobierno ideal, y su defensa de la libertad humana frente a las autoridades políticas y religiosas, así como su idea de que la función del estado es hacer libre al hombre, parece contradecir ese determinismo previo al introducir la idea de que el orden vigente en aquel entonces suponía una violación de la leyes naturales. Paradoja ésta que comparte con todos los filósofos partidarios de los derechos naturales, cuya auto-evidencia no era tal, al no estar estos vigentes en ninguna o casi ninguna parte en aquel momento, y por cuya instauración y extensión fue necesario luchar duramente, rebelándose contra lo que habían establecido siglos de tradición y la mayoría de los pueblos consideraban el verdadero orden natural de las cosas.
En este punto, Spinoza recoge el pensamiento de Aristóteles al reconocer que el hombre existe por sí y para sí. Es un fin en sí mismo y, por tanto, no debe ser un medio para otros. Diríase que, puestos a preferir ser esclavo, Spinoza preferiría serlo de unas leyes universales e impersonales, que de leyes e instituciones humanas como monarquías e iglesias.

Marginado en su tiempo por ser considerado ateo; olvidado por los Románticos que desdeñaban su racionalismo; fue necesario esperar a finales del siglo XIX para que su trabajo recuperara la atención y el favor de los intelectuales. Nietzsche reconoció su deuda con el pensamiento de Spinoza. algo único, si consideramos el trato que el alemán deparaba a todo filosofo anterior a él mismo, incluido Platón y Sócrates. Ludwig Wittgenstein le rindió homenaje al titular su obra magnaTractatus logico–philosophicus Gilles Deleuze se refiere a él como “el príncipe de los filósofos” en su tesis doctoral de 1968. Albert Einstein, preguntado sobre si creía en Dios, contestó que el “creía en el Dios de Spinoza, que se revela en el orden harmonioso de todo lo que existe, no en un dios que se preocupa de los destinos y acciones de los seres humanos”.

Anteriores artículos de Librepensadores:

–Librepensadores (III): Omar Jayyám.
–Librepensadores (II): Rabelais, Dashwood, Crowley y la Abadía de Thelema.
–Librepensadores (I): Sebastian Castellio.
[Añadir comentario], [Ver comentarios] (1)  
¿Sobrevivirías a un Apocalipsis Zombie?
  ¡... & Roll!  
Sun, 01 Jul 2007 02:46:00 +0200

34%



Prueba tu capacidad de supervivencia, aquí.
[Añadir comentario],  
De la abstención (Si tu ojo te ofende, arráncatelo).
  Rock...  
Wed, 06 Jun 2007 22:42:32 +0200

Para el que no lo haya pillado, la frase entre paréntesis de arriba, amén de una cita bíblica, es una referencia (o)culta a la película El hombre con rayos x en los ojos, de Roger Corman –prácticamente el inventor de la serie B– y protagonizada por Ray Milland. En la escena final, cuando los ojos del protagonista alcanzan una visión tan penetrante que le revelan los más arcanos secretos del universo, algo que ninguna mente humana puede contemplar sin enloquecer, se ve obligado a buscar refugio en una iglesia en el desierto, donde un predicador adventista está acojonando a su grey con un sermón escatológico y que, mira tu por donde, le brinda la solución al problema oftalmológico del Milland: –Si tu ojo te ofende, ¡arráncatelo! Y acto seguido, en la que sin duda es la escena que mejor resume toda la carrera de Corman, Ray Milland se arranca los ojos ante toda la congregación para no seguir viendo la obscenidad cósmica que le atormenta. Y ahí termina la película.

El domingo pasado (27 de Mayo. Este post se escribió dos días después de las elecciones, si bien se ha subido ahora.) tuvimos elecciones municipales en España. En Barcelona era la tercera convocatoria a las urnas en menos de un año. Y siguiendo la tónica de todas ellas, la abstención alcanzó niveles récord. Menos de la mitad de los votantes censados en la ciudad condal emitieron su voto. Empieza a ser una constante.
Por supuesto, se oyeron las justificaciones más absurdas tanto por boca de los políticos como de sus voceros en los innumerables medios de comunicación comprados, a sueldo o subvencionados que conforman eso que se ha dado en llamar el oasis catalán y que cada día huele más a ciénaga. Mi favorita es que los catalanes están cansados por tanta consulta. Es buenísima. Prácticamente, una invitación a tomarnos un descanso de la democracia.

Obviamente, que las tres últimas convocatorias se hayan saldado con tan escasa participación significa que el elector está queriendo enviar un mensaje: “Por ahí no vamos bien”. Por una razón u otra, el ciudadano que se abstiene no encuentra en el sistema una opción viable para cambiar el estado de las cosas y renuncia a participar en el juego.
Mi temor es que ese ciudadano sin opciones esté siguiendo el mismo camino que Ray Milland en la película de Corman ante los efectos indeseados de su poder: Puesto que no puede controlar lo que se hace con su voto, renuncia a él.

¿Cuales son las causas reales de la abstención? La única forma de saberlo sería preguntar uno a uno a los abstencionistas. Pero como soy un bastardo arrogante, y además tengo un blog para demostrarlo, voy a intentar dar algunas explicaciones más o menos razonadas que dejaran a la altura del betún los patéticos esfuerzos de los analistas de la prensa de la charca.

1.– El anarquismo sociológico. ¿No existía un franquismo sociológico, formado por las masas que sin comulgar ideológicamente con el franquismo, habían absorbido como por ósmosis sus valores y habían visto ligados sus intereses a la estabilidad jurídica y económica del régimen? Pues bien, el anarquismo sociológico sería la permanencia de un sustrato, no ideológico, sino de actitudes y aversiones propias del anarquismo otrora hegemónico en Catalunya y que se manifestaría en el rechazo a los partidos, a las jerarquías de cualquier tipo, a la militancia cerril en bandos enfrentados y la indiferencia a la consigna y esa forma de entender la vida basada en el constante marcaje al enemigo. Esta corriente subterránea sería transversal a todos los sectores ideológicos y actuaría a veces con más fuerza en un campo que en otros, pero ayudaría a entender porque en Catalunya la abstención fue diez puntos mayor que en el resto de España. Después de todo, no quedan tan lejos los tiempos en que la abstención de los anarquistas decidía la suerte de los gobiernos republicanos... Bien pensado, sí que quedan lejos.

2.– La fragmentación del mapa político catalán. “¿Pero eso no es bueno?”, me preguntaréis. Pues no siempre. Ahí tenemos el ejemplo de Italia, con sus pentapartitos, sus minipartidos, sus Cicciolinas... ¿Acaso cabe mayor pluralidad? Y sin embargo, ese sistema sólo produjo cincuenta años de gobiernos ineptos, corruptos... e irreemplazables. El sistema estaba tan podrido que era incapaz de proveer una alternativa dentro del mismo. La razón es que la elevada fragmentación política lleva a lo que los holandeses llaman pilarización, la creación de compartimentos estancos dentro de la sociedad que cuentan con sus propios cauces de expresión política, unos partidos especializados en un tipo de elector concreto y que no se molestan en competir los unos con los otros, produciendo el famoso efecto de oasis.
En Holanda, hay un partido para los católicos, otro para los protestantes, otro para los liberales, otro para los socialistas, los verdes, los comunistas... Hay tarta para todos y lo que uno pierdo lo gana el otro. Total, si luego se van a poner de acuerdo, que más da quien gane.
¿Les suena?
El hecho de que en Catalunya haya seis partidos, la mayoría muy parecidos, no aumenta, sino que disminuye la competitividad entre las opciones políticas. Me explico: en Madrid, con sólo tres partidos, no sólo la participación ha sido mayor, sino que ha sido infinitamente más interesante, pues los candidatos eran conscientes de que un sólo diputado podía decidir el resultado. En Catalunya, en cambio, siempre cabe negociar entre partidos: el elector no tiene la última palabra y los candidatos no necesitan tanto convencerles a ellos como a la cúpula de sus posibles socios. En efecto, basta comprobar como tras una campaña aburrida y sin sobresaltos, es ahora, en el momento de las negociaciones, cuando empieza el navajeo y el regate en corto, atacándose unos a otros sin pudor. En este caso, la pluralidad ejerce de amortiguador entre los partidos, reduciendo su competitividad y la necesidad de dar satisfacción al elector, para devolver a la política a sus orígenes cortesanos, con las acostumbradas intrigas palaciegas.

3.– La falta de alternativas. No, no me estoy contradiciendo. El hecho de tener muchos platos para elegir en el menú no es ningún aliciente si todos llevan spam. Fuera de Catalunya, sólo conozco un caso similar en el que todos los partidos se parezcan tanto: Indonesia, donde por mandato constitucional todos los partidos tienen la misma ideología, la Pancasila.
En efecto, la transversalidad del oasis catalán, tan alabada, es signo de estancamiento, de inmovilidad, y un factor desmovilizador. ¿Para qué votar, si no va a cambiar nada? En las pasadas elecciones nadie discutió propuestas. Porque no las tenían. En realidad, la clase política presente no tiene un rumbo de navegación, ni una idea clara de a donde quiere llevar la nave. Sólo son como un niño que quiere llevar un rato el timón.
Por desgracia, después de treinta años de amodorramiento, no parece que haya surgido una generación nueva capaz de tomar el relevo y aportar algo nuevo. Incluso quienes se consideran críticos, o “antisistema”, parecen mirar más al pasado que al futuro. Peor aún, son incapaces de mirar sin prejuicios el mundo en el que viven y percatarse de los cambios que están ocurriendo a su alrededor.

Así que cuando el menú no ofrece alternativas, o estas no son creíbles, sólo te quedan dos opciones: o el voto a la contra o la abstención. En las pasadas generales es obvio que se movilizó una gran masa de voto a la contra que de no ser por las circunstancias extraordinarias de aquellos meses, se habría abstenido. Una vez conseguido el efecto buscado, los motivos reales del descontento vuelven a aflorar, con más fuerza si cabe, toda vez que ya desapareció el elemento movilizador: Nos hemos quedado a solas con las razones de nuestra insatisfacción.
¿Y ahora qué? ¿Nos arrancamos los ojos?

Volviendo a El hombre con rayos x en los ojos, Stephen King recoge un rumor de un final alternativo al que finalmente se estrenó y todo el mundo ha visto. En realidad, no es propiamente un final alternativo. Es la misma escena. Termina con Ray Milland arrancándose los ojos y un fundido a negro. Sólo que antes de que empiece a sonar la música y aparezcan los créditos, oímos unas palabras que hacen el final mil veces más aterrador: “¡Aún puedo ver!”
[Añadir comentario],  
Back in the saddle! (De nuevo en la silla).
  Rock...  
Tue, 15 May 2007 20:04:43 +0200

¡Al fin!
Se ha hecho de rogar, pero tras un largo periodo de ausencia, los tripulantes de la Comodín ya estamos en condiciones de volver a dar la tabarra.
Por ahora...
Y me explico. En breve, esta base experimentará una nueva mutación, y mientras esta se produce, migraremos a Wordpress durante un tiempo. Lo que duren las obras.
Así que lo más seguro es que aún tengamos un periodo de fluctuacion en la actividad del blog.
Mientrastanto, no perdáis de vista el blog del programa Misión Imposible, que no ha parado de crecer en este tiempo, con un notable éxito de audiencia.
Y tranquilos, que volveremos con más fuerza que nunca. Como decían los Nazareth: "Now you're messing with a son of a bitch".


[Añadir comentario],  
Trabajo de chinos.
  ¡... & Roll!  
Tue, 15 May 2007 19:36:04 +0200

No sé si alguna vez he comentado por aquí mi teoría de que la calidad arquitectónica de una sociedad es un termémetro excelente de su estado de desarrollo. Así, por ejemplo, mientras la arquitectura europea no hace más que languidecer desde hace una década, la de Asia u Oriente Medio, florece con edificios extraordinarios.
Como muestra un botón: si China ha destacado en los últimos veinte años por un crecimiento económico vertiginoso, pero sin ningún cuidado por el medio ambiente, ya hay signos de que está superando esa etapa para entrar en la economía postindustrial y de servicios. He aquí una metafora redonda de esto que he dicho: en Songkiang, cerca de Shangai, hay una vieja cantera abandonada que se reconvertirá en unos años en un centro hotelero de primera. El proyecto es del estudio británico Atkins Arquitectos y es una muestra de respeto por el paisaje y la historía industrial local como no hemos visto en ningún otro sitio. Y pensar que aquí nos limitamos a conservar compulsivamente chimeneas de fábricas...

Vía Urbanity.
[Añadir comentario],  


Contactar
login
 

 
 Enlaces
 
MiniLuna
CyborgLogo
Wikipedia

RSS