Johnny B. Goode    
 
"Ten cuidado: Aquí hay Morlocks"  
 
   Portada
  Presentación

   Buscador
»
   
    Categorías
  Rock...
  ¡... & Roll!
 
    Anteriores
  Un Boston Tea Party en El Corte Inglés??
  Matisyahu: ¿Es el reggae Kosher?
  La ineptitud del antifascista español.
  La SGAE roba a los artistas.
  The Whole World in my Hands.
  Canciones de Redención.
  En tierra de faraones.
  Correcciones a Librepensadores (IV)
  ... con un zonriza.

La ineptitud del antifascista español.
  Rock...  
Fri, 23 Nov 2007 02:18:35 +0100

¡Putos monos! ¡Siempre lanzándose mierda unos a otros!
Oigo las noticias sobre los disturbios en las manifestaciones por la muerte de Carlos Javier Palomino, asesinado por un neonazi en el metro de Madrid, y no puedo evitar una sensación de deja-vu.

Esta vez ha sido un grupo de radicales que protestaba por la utilización de la figura del occiso por parte del Sindicato de Estudiantes –Por cierto, alguien debería interrogar a su líder por el secreto de la eterna juventud. ¡Si con sus años ya debería ser catedrático!–, la peor ralea de revolucionarios apoltronados jamás vista. Y seguramente el muerto estaría de acuerdo. ¡A quien se le ocurre hacer un martir de un redskin!

Otra cosa que me subleva es ver como, aprovechando el morbo, televisiones y radios se lanzan a ofrecer un tribuna a toda esa caterva de inadaptados, "especímenes ejemplares", que constituyen la ultraderecha española. Si yo fuera su relaciones públicas, esperaría como agua de mayo el próximo asesinato para tener otra oportunidad de publicitarse como la que les ha brindado Jordi González ésta semana.

Verdaderamente, es un milagro que con tanta incompetencia no tengamos un Le Pen aquí. Pero, ¿qué se puede esperar de un país que ve multiplicarse las filas del antifranquismo treinta y dos años después de la muerte en la cama del dictador? Parecería como si quienes no se atrevieron a toserle en vida anden ahora rebuscando un abuelo republicano que hacer ondear como señuelo, para blasonar de víctima, que no sé por qué cojones tiene tanto prestigio, y no dar explicaciones sobre lo que de verdad hicieron ellos cuando debían haber hecho algo.

Ogual que ahora. Mientras se dan golpes en el pecho, cual gorila antifascista en época de celo, siguen sin hacer caso de las señales de alarma que, desde hace una década, nos previenen contra el surgimiento de un movimiento xenófobo que aproveche los problemas generados por la inmigración para su rápida expansión. Países más preparados y cultos que el nuestro han sucumbido a la tentación populista. ¿Por qué nos creemos a salvo?

Quizá sea porque de tanto usar la palabra fascista alegremente nos hemos olvidado de lo que de verdad significa.

Quienes no conocen su historia están condenados a repetirla.– George Santayana (1863, Madrid–1952, Roma).


[Añadir comentario],

From
Subject

 


Contactar
login
 

   Enlaces
 
MiniLuna
CyborgLogo
Wikipedia

RSS