Johnny B. Goode    
 
"Ten cuidado: Aquí hay Morlocks"  
 
   Portada
  Presentación

   Buscador
»
   
    Categorías
  Rock...
  ¡... & Roll!
 
    Anteriores
  Un Boston Tea Party en El Corte Inglés??
  Matisyahu: ¿Es el reggae Kosher?
  La ineptitud del antifascista español.
  La SGAE roba a los artistas.
  The Whole World in my Hands.
  Canciones de Redención.
  En tierra de faraones.
  Correcciones a Librepensadores (IV)
  ... con un zonriza.

Un Boston Tea Party en El Corte Inglés??
  Rock...  
Thu, 27 Dec 2007 13:41:57 +0100

Hoy, La Vanguardia. el periódico histórico del oásis catalán, acostumbrado a nadar siempre a favor de la corriente, y quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija, me ha sorprendido con un artículo de su vicedirector, Alfredo Abián, a propósito del canon de la Sgae:

San Mateo y el canon digital
Alfredo Abián - VICEDIRECTOR - 27/12/2007

LOS recaudadores de impuestos jamás han gozado de buena prensa, probablemente porque las contribuciones, diezmos, tasas o cánones no siempre son justos. Y si no que se lo pregunten a san Mateo, que antes de convertirse en uno de los doce apóstoles se ganaba la vida en Cafarnaúm cobrando tributos para las arcas imperiales romanas. Aquellos primigenios inspectores de la agencia tributaria de Judea eran comparados con las prostitutas. San Mateo, además de dar nombre a la fiesta mayor de Logroño, es el patrón de banqueros, recaudadores y, desde hace poco, debería serlo también de la Sociedad General de Autores de España (SGAE). Lástima que su presidente, Teddy Bautista, se considere un marxista anarcoide, Pues bien, el tal Bautista - qué lejos quedan los años 60 y su labor al frente de Los Canarios- ha conseguido que el Gobierno nos endilgue otro gravamen que atiende por canon digital. La creatividad artística se blinda así como una fortaleza de la propiedad privada. Y para ello nada más recurrente que cobrar un canon por la adquisición de cualquier soporte digital donde pueda grabarse una canción o una película que podamos obtener libre y gratuitamente a través de internet. Usted tendrá que pagar por adelantado aunque copie sus fotografías familiares o, como Pedro Solbes, sólo utilice el lápiz de memoria para almacenar los presupuestos generales del Estado. Muchos intentan ponerle puertas fiscales e ideológicas a la red. Y como saben que fracasarán, emulan a los talibanes, que mientras gobernaron Afganistán entre 1996 y 2001 prohibieron la tele, el cine, la fotografía, oír música en casa y hasta que los niños pudieran hacer volar cometas. Hoy hacen la vista gorda en la intimidad porque los afganos a los que aún subyugan pagan sus diezmos al mulá local, que ignoramos si es socio de la SGAE.


Estos se apuntan a un bombardeo... cuando ven que han ido todos los demás: Que La Vanguardia, medio timorato y seguidista donde los haya, se apunte contra el canon, debe querer decir que la partida ya está ganada. Es cuestión de tiempo que la SGAE pierda sus privilegios feudales.

Un caso parecido tuvo lugar hace más de 230 años. Hoy se le conoce como el Boston Tea Party.
En 1773, para protestar contra un nuevo impuesto contra el té que el parlamento británico impuso a las colonias americanas, unos revolucionarios de la colla de Samuel Adams, el primo punk de John Adams, se disfrazaron de indios y asaltaron los barcos del puerto de Bostón tirando al mar los sacos de té. A partir de entonces, los americanos se solidarizaron con la causa y empezaron a comprar el té a Holanda para no pagar el impuesto.
¿Os imagináis a una colla de indios en la FNAC o El Corte Inglés tirando por la ventana cargamentos de CDs o discos duros?
Pssshh! Sólo recordad: ¡no lo habéis leído aquí!
[Añadir comentario],

From
Subject

 


Contactar
login
 

   Enlaces
 
MiniLuna
CyborgLogo
Wikipedia

RSS